Sobre el Premio Tragaluz de Ilustración, 2011.

La luz que forma motas bajo un árbol, es una bendición para los ojos.
John Steinbeck
Por Juan Carlos Restrepo Rivas

Sobre un soporte suministrado por la editorial, cada uno de los atrevidos participantes en el Premio Tragaluz de Ilustración, 2011, tendría que partir de la imagen existente –material sobrante de impresión­–. El reciclaje y la sobreposición de imagen fueron los principios de este concurso; ese era el reto, la gran dificultad.

Podían usar técnicas plásticas o gráficas, con temas libres y aplicación manual. Se diría que esa imagen visual, entregada por la editorial, conformaba un mundo de formas, y que estaba siempre a disposición de la fantasía.

Ellos, de tanto mirar la imagen, se inmiscuyeron sutilmente en el papel y lo intervinieron. Modificar una ilustración científica del siglo XVIII del herbario de José Celestino Mutis suponía un desafío, para algunos, lleno de riesgos; para otros, innovador y hasta divertido.

Aparecían en la ilustración original de la Smilax tomentosao atacorral, zarzaparrilla, uña de gato, bejuco espelón, o guayacana muchas formas, ideas, sugerencias de trazos y texturas que ellos fueron conectando con otros imaginarios, y a partir del ensayo-error y algunos bocetos que resumían sus obsesiones, se dejaron ir con la imaginación.

Así, decidieron apropiarse íntima y cuidadosamente de esta trepadora de frutos rojos, y no enmarañarse con la enredadera de los conceptos que surgen cuando la libertad creativa del ilustrador emprende su viaje lleno de dudas, y corrieron el riesgo de crear e interpretar nuevos signos sobre ella; todo un azar y una irreverencia.

Dar primacía a lo visible es reconocer los rasgos esenciales de la percepción poética. Las analogías y alegorías, las metáforas y las figuras retóricas, todo pertenece a los dominios de su lenguaje. Y esta poética la dejaron salir a la superficie entregada. Entonces intervinieron la imagen de la planta que dicen limpia la sangre de los hombres; vieron en el fondo lo que la forma, a veces en sus balances, oculta, en su manera pendular de ver, tapando y descubriendo. Hasta que se apropiaron, la complementaron poniendo a dialogar lo existente y lo nuevo, y la manipularon a su gusto –unos la cortaron, otros le pegaron elementos, entintaron el soporte, pintaron delante de la figura o en los vacíos, hicieron dibujos con grafito, la reconvirtieron en otra, le dieron otro aspecto con otros signos y colores–. Muchos apenas sabían que con los fuertes tallos basales, los campesinos colombianos hacen escobas y canastos. “Fue como ponerse en el rol del explorador viajero que encuentra nuevas especies para la ciencia” cuenta uno de los ilustradores.

Estas extraordinarias ideas muestran la capacidad de invención y creación de los dibujantes e ilustradores colombianos.

El criterio que tuvo el jurado de selección fue el siguiente: Como trabajo de ilustración ¿dice algo la imagen?,¿cuenta algo, narra algo? Como intervención de una ilustración ya existente, ¿dialoga el autor, se integra, se comunica con esa imagen anterior, la modifica? ¿El autor se arriesga y domina la técnica utilizada?

Destacamos la numerosa acogida: fueron 284 registrados, provenientes de Antioquia, Cundinamarca, Valle del Cauca, Tolima, Nariño, Huila, Risaralda, Cauca y Santander. Y fueron quince los escogidos; cada una de las ilustraciones con su técnica y trazos, con su forma de expresión y de composición es totalmente distinta a otras, y refleja formas posibles de diálogo y lectura. Rescatamos la diferencia, lo lúdico y los lenguajes propios en esas maneras de ilustrar.

Los ilustradores siguieron el planteamiento del concurso: “El lenguaje de la ilustración requiere un tipo de lectura distinta a la del texto: la ilustración juega con el silencio de la imagen”, y entregaron obras que apuestan por lo novedoso y lo actual, y ahora editamos con las voces de sus creadores y con riguroso cuidado para el disfrute de los lectores de Tragaluz.

Nota:
Las obras están siendo exhibidas en dos exposiciones, unaen Bogotá en UN La Librería del 15 de julio al 5 de agosto y en Medellín, en el Café Zorba, del 2 al 12 de agosto de 2011. También los ilustradores participantes quedaron en la base de datos de la editorial, es decir, encualquier momento pueden ser convocados para ilustrar una de las publicaciones por venir.

Los jurados
Marta Gutiérrez, artista plástica.
Daniel Gómez Henao, artista plástico, ilustrador.
Juan Carlos Restrepo Rivas,editor Tragaluz editores.
Pilar Gutiérrez Llano, directora Tragaluz editores.


“Encuentra bello todo lo que puedas, porque la mayoría de la gente no encuentra nada suficientemente bello”. Vincent Van Gogh, Cartas a Theo.
Mediavuelta
Tragaluz editores S.A.

Edificio Lugo Of. 1108 · Calle 6 Sur #43A-200
Telefax 312 02 95
info@tragaluzeditores.com
www.tragaluzeditores.com
Medellín – Colombia

0 Comentarios

Dejar una respuesta