Anaqueles – Pablo Montoya

Volvimos a visitar la biblioteca de alguien que ha dedicado su vida a los libros. En esta ocasión nos dejamos conducir por Pablo Montoya a través de los anaqueles que han cultivado su obra y definido su vocación. 

Esta biblioteca es un retrato nítido de su espíritu de escritor. Es variada, comprende muchos temas e intereses, en ella están las raíces que alimentan su estilo, rico en referencias a la música, la historia, la pintura, la literatura. 
Los invitamos a conocer el espacio donde reposan las lecturas de uno de los escritores más juiciosos y originales en la literatura colombiana contemporánea. Recuerden dar click en las imágenes para verlas en pantalla completa y poder leer los lomos de los libros. 

Biblioteca de literatura

La biblioteca principal está organizada por regiones y por autores. Montoya empezó a construirla desde que estaba en bachillerato, cuando compraba los libros con lo que le pagaban por dar clases de natación. Luego vivió de la música, tocando en serenatas, en restaurantes, en ocasiones especiales, y de ahí sacaba la mayor parte de sus ganancias para adquirir nuevas lecturas. Hoy en día, Montoya es escritor y profesor universitario. Hace un par de meses cambió de casa, ahora vive en El Retiro, a las afueras de Medellín, y los libros tuvieron que ser trasteados en aproximadamente cien cajas: tardó tres días en reorganizarlos.

La Pléiade

Este es el primer anaquel en la biblioteca. Lo habita una de las colecciones más prestigiosas del mundo editorial: La Pléiade, de Gallimard. Son ejemplares de lujo, con una exquisita selección de autores. Montoya compró el primer libro durante su estancia en París, que duró nueve años, mientras cursaba el doctorado en La Sorbona y escribía sus primeros libros.

«Los primeros tomos que compré fueron los de las novelas de Céline, y la poesía de Baudelaire. Ahora quiero conseguir los dos que sacaron de las obras completas de Borges, en una impecable edición crítica que no existe en español», recuerda Montoya.

Literatura francesa

-¿Te has preguntado por qué tu inclinación por la literatura francesa?

-«En primer lugar por mi periodo en Francia, y porque me parece que es una de las literaturas más ricas en el mundo. Yo me fui a Francia a comienzos de los noventa por unos amigos que me ayudaron a hacer los trámites para estudiar en La Sorbona. Llegué a París y empecé a vivir de la música: tocaba con amigos, en las calles, en las estaciones del metro. Fue un comienzo muy duro, viviendo de lo que saliera. Mientras tanto me dediqué a perfeccionar mis conocimientos de francés, para poder leer la que me parece una gran literatura, una lengua encantadora. Desde el siglo XV, Francia ha dado grandes escritores, que además han marcado el rumbo de la literatura latinoamericana. En París me amparé en esa literatura, y además me apasioné por las temáticas y estilos que la trazan. Me gustan mucho Montaigne, Flaubert, Victor Hugo, Stendhal, Baudelaire, Celiné, y otros que ven aquí».

Albert Camus

«Este es un anaquel dedicado exclusivamente a un autor que amo mucho. Además de su obra, hay biografías, ensayos, correspondencia, fotografías.  
Me gusta mucho, por ejemplo, la preciosa correspondencia que mantuvo Camus con su amigo René Char (el tercer libro de izquierda a derecha). También este Diccionario Albert Camus, un aporte fundamental para quien quiera estudiar minuciosamente su obra, y que utilizo mucho para mis clases. 
Camus es un escritor que leo y releo. Yo creo que mi escritura de novela está muy tocada por él. En Lejos de Roma, por ejemplo, hay una afinidad evidente, sobre todo en la apreciación de la luz, de la plenitud, de la muerte, de la enfermedad, de la soledad».
Destacado: «La Postérité du Soleil d’Albert Camus»
«Este libro -titulado La posteridad del sol-, nació de un proyecto compartido entre Camus y Char. Consistía en escritos sobre una bella región del sur de Francia -Luberon-, inspiradora para ambos amigos escritores. El libro no se pudo concluir porque a Camus lo sorprendió la muerte, pero Char, en un homenaje fraterno, retomó lo que faltaba, y acompañó los fragmentos de Camus con las fotografías de Henriette Grindat». 

Destacado: «Albert Camus: solitario y solidario».
«Este es un libro muy bello que publicaron a propósito de los cincuenta años de la muerte de Camus. Lo editó su hija, Catherine, y consiste en fotografías que lo muestran a lo largo de toda su vida: su pasión por el fútbol, por la política, su tuberculosis temprana, su juventud, sus grupos de teatro en Argel, su familia, sus amores, sus amigos. Es un álbum que lo muestra desde muchos ángulos. Lo compré el año pasado en París».

Pascal Quignard

«Este es uno de los autores franceses contemporáneos que más me impresiona. Es un ensayista y un novelista que tiene que ver mucho con mi propuesta estilística: frases cortas, toca diferentes temas, es un gran erudito de la antigua cultura romana, y trata de que toda su escritura tenga la musicalidad de la poesía. 
Todas las mañanas del mundo, es una novela preciosa sobre un compositor francés del siglo XVIII,  Marin Marais, y su maestro, Sainte Colombe. Fue llevada al cine en 1991, en una película magistral dirigida por Alain Corneau. 
De Quignard he traducido varias cosas. Entre ellas El odio de la música, el cuento El nombre en la punta de la lengua, y algunos de sus Pequeños tratados«

Literatura en alemán

En 1990 vivía en Medellín y fui a un seminario que dictó Jorge Alberto Naranjo sobre la obra de Kafka. Él leía los fragmentos de los Diarios del escritor checo, y esos apuntes me atraparon. Mi escritura empezó a ser más breve, más enigmática, más poética, más cercana a la sensibilidad actual. También leí en esa época sus cuentos, y esa influencia se extendió a mi primer libro: Los cuentos de Niquía
Otro escritor a quien le debo mucho es Herman Hesse. Estos cuatro libros de la editorial Aguilar que hay aquí los compré a mis veinte años con mi sueldo como profesor de natación. La lectura de Hesse me sedujo, es un escritor muy propio de adolescentes, por su visión de oriente, esa búsqueda de la paz en medio de la angustia terrible, esos seres solitarios como El lobo estepario. También hay una novela muy bella que es Narciso y Goldmundo, que retrata dos impulsos humanos, uno como adolescente está un poco escindido, y él muestra perfectamente esas dos facetas humanas. Hesse me ayudó a fortalecerme en mi decisión de dedicarme al arte, aunque en casa esperaban que yo me dedicara a la Medicina. Fue el primer autor que leí sistemáticamente».

Literatura latinoamericana

Alejo Carpentier

Mi pasión por Carpentier inició cuando yo era estudiante de música en Tunja y leí Concierto barroco. Ese impacto me duró como diez años, y me permitió pasar de la música a la literatura, esa fue la transición; con él me di cuenta de que era posible ser músico y ser escritor. Mi segundo libro, La sinfónica y otros cuentos musicales, lo tiene a él como un referente tutelar.

Jorge Luis Borges
«No hay escritor latinoamericano a quien yo admire y aprecie más que a Borges. No hay duda ahí. Guardo grandes afectos por Carpentier, pero Borges es magistral. Lo he retomado mucho en mis prosas poéticas, en esos pequeños homenajes que él hace a personajes históricos. 
Me parece que en Latinoamérica no hay un mejor libro de cuentos que Ficciones, lo escojo por encima de todos los demás. Me gusta esa mezcla de erudición, de poesía, de conocimiento histórico, de filosofía y literatura fantástica, esa nostalgía, melancolía y sabiduría». 

Marosa di Giorgio

«Di Giorgio, poeta uruguaya, es una de las grandes voces de la literatura Latinoamericana. Es poesía en prosa. Misales, por ejemplo, es un libro único en el panorama de esta poesía».

Octavio Paz, Ricardo Piglia, José Antonio Ramos Sucre.

«Ramos Sucre es un escritor raro en la poesía venezolana, uno de los grandes poetas de su país, es deslumbrante. Algunos lectores venezolanos que han leído mis libros de poesía en prosa me han dicho que algo en ellos les evoca la obra de Ramos Sucre, es un honor».

Literatura colombiana

Pablo Montoya le dedica tres anaqueles, y con ellos se puede hacer un panorama de la literatura colombiana. Tiene cuento, novela, ensayo, poesía, teatro. Es una de las zonas que más se mueve de la biblioteca, debido a que constantemente la frecuenta por sus labores de docencia en la Universidad de Antioquia, donde es profesor en el programa de Filología hispánica. 

Biblioteca de música y pintura

En otra zona de la casa se encuentra esta biblioteca dedicada a ensayos sobre arte y música. Son libros que Montoya consulta todo el tiempo mientras trabaja en sus proyectos.
Para conocer los anaqueles de esta biblioteca y otras fotografías, los invitamos a seguir en este álbum. Esperamos que les haya gustado el recorrido por la biblioteca de Montoya, y los invitamos a conocer su trabajo. En Tragaluz hemos publicado Viajeros, y Sólo una luz de agua, dos joyas que han tenido una excelente respuesta por parte de los lectores. En su blog personal, encontrarán más información sobre este escritor definitivo en la literatura colombiana actual, a quien aprovechamos para agradecerle por habernos recibido con tanta generosidad en su casa. 
Mediavuelta
Tragaluz editores S.A.

Edificio Lugo Of. 1108 · Calle 6 Sur #43A-200
Telefax 312 02 95
[email protected]
www.tragaluzeditores.com
Medellín – Colombia

1 Comentario

  1. Anonymous octubre 18, 2012

    Yo, como bibliotecologa, me ofrezco para ordenarla.

Dejar una respuesta