Resultados 3er concurso internacional de escritura Tragaluz

novela-juvenil-3_a

 

Íbamos en busca de un espécimen extraño, un género que despierta incredulidad en algunos sectores de la edición pero mucho ardor entre los lectores. Se trataba de una novela juvenil. Queríamos que fuera original, que estuviera bien narrada, que tuviera un argumento poderoso y personajes memorables. Nuestra expectación se debía también a la necesidad de encontrar un texto que se apartara de los que abundan en el mercado de libros para jóvenes.

Pues bien: recibimos 95 escritos provenientes de seis países. Nos dimos a la tarea de evaluarlos y ponerlos a prueba con otros lectores. Al final de la búsqueda, tuvimos una serie de hallazgos que desembocaron en la elección de una propuesta ganadora. En el camino, se quedaron varios proyectos de gran calidad con los que nos gustaría trabajar en el futuro. Son autores que seguirán en nuestro radar porque nos interesa lo que están haciendo, y porque son, además, voces nuevas que no han tenido salida en otras editoriales.

La novela ganadora venía firmada por el seudónimo Georgina Woolf. La creadora detrás de la propuesta es Juliana Muñoz Toro. Descubrir su nombre nos alegró mucho por varias razones: a Juliana la conocíamos desde sus tiempos como periodista de El Espectador, porque cubría la sección de cultura y le gustaba hablar de libros. Luego supimos que estaba haciendo carrera como escritora. En las últimas convocatorias que hemos hecho, siempre recibimos una propuesta suya. Tanto así que en la edición del concurso de 2014 quedó finalista con una novela juvenil escrita a cuatro manos. Este premio que estamos anunciando resulta ser un reconocimiento esperado para una autora que perseveró.

De la novela, cuyo título nos reservaremos hasta el momento de la publicación, podemos decir que es una historia narrada desde la perspectiva de un niño. Su día a día transcurre entre la realidad de la casa y del colegio. No hay grandes sobresaltos sino pequeños accidentes que hacen de la vida lo que es: una serie de casualidades que en su vaivén traen y llevan alegrías y tristezas. Pero para él nada de esto es normal: es posible que seres de otro mundo estén intentando infiltrarse, modificando a su paso lo que hasta ese momento él reconocía como familia. Con una prosa limpia y certera, la autora aborda asuntos que tienen que ver con el desafío de la convivencia y las zonas oscuras que le hacen grietas al amor.

Uno de los aspectos que más nos llamó la atención fue su capacidad para presentarnos un personaje capaz de pensarse a sí mismo y no por eso perder la inocencia de sus consideraciones con respecto a lo que le rodea. También, que muchas de las novelas que recibimos de una u otra manera trataban el mismo tema. Había en ellas una gran preocupación por la figura del padre. En todos los casos, era un personaje oscuro y conflictivo, un motivo de dolor. No nos parece casualidad esta recurrencia, y queremos que la literatura nos ayude a entender qué significan esas voces. Esperamos que la novela elegida arroje una luz especial y nos ayude a empezar a entenderlo.

Justo por lo anterior, creemos que el público lector de la novela está concentrado en el primer intervalo de edades que propusimos, lectores entre los 11 y los 14 años. De todas maneras, confiamos en que será un texto que muchas personas quieran leer porque pone en palabras una realidad que puede tener ecos en la existencia, no solo en cierto momento de la vida.

Juliana Muñoz firmará un contrato con Tragaluz para la edición de su libro. La publicación la haremos en 2017. Por supuesto, será un ejemplar ilustrado y diseñado con todo el cuidado.

Felicitaciones a la ganadora y muchas gracias a todos los participantes que nos confiaron sus obras. Esperamos que lo sigan haciendo y nos den la oportunidad de encontrar en su trabajo nuevos libros para el fondo editorial de Tragaluz.

0 Comentarios

Dejar una respuesta