ATENCIÓN: Por la contingencia de salud, las entregas pueden tardar un poco más de lo normal. Gracias por su paciencia.

Las rarezas de nuestro fondo editorial

En el fondo editorial de Tragaluz hay varios títulos que son raras avis: inclasificables por lo volátil de su género, fuera de lo común por lo singular de su formato, o simplemente propuestas excepcionales en medio de un conjunto de títulos visiblemente emparentados. No son pocos, quizá tantos, que ellos mismos constituyen una misma familia. Sin embargo, hay raros de raros. Y de ese subgrupo hacen parte dos libros que, oh sorpresa, encontraron muchísimos lectores en la última jornada de precios especiales de nuestra librería virtual. 

No es un secreto para nadie que vivimos días raros (¿será por eso que reviven los libros raros?), por eso quisimos hacer algo también salido de lo normal. Aprovechamos que se cumplía el primer año desde que abrimos la Casa Tragaluz, y pusimos todos nuestros títulos a mitad de precio. Y bueno, entre todo lo maravilloso que pasó ese día (cientos de compras de lectores felices y emocionados por la oportunidad de hacerse a los libros que querían), fue ver cómo algunos de títulos, que suelen tener una presencia tímida, revivieron para dar cuenta de la diversidad del fondo editorial de Tragaluz

El par de rarezas de las que hablamos son un libro de cartas y un ensayo sobre el nacimiento del espectáculo teatral en Colombia. En esta entrada les contamos más sobre cada uno. Gracias a esos lectores que se animaron a incluirlos en sus pedidos, ojalá nos compartan sus opiniones una vez los lean. Y a todos los que hicieron su compra ese día: nos llena de alegría seguir recibiendo el apoyo de ustedes, especialmente en estos momentos. Sin lectores no existimos, sin lectores para qué libros. Les deseamos que sus bibliotecas sigan sumando ejemplares, que sigan coleccionando los libros de Tragaluz, que les den muchas ganas de compartirlos, de regalarlos, de releer.

 

Cartas con Geraldino Brasil

Este libro reúne una muestra de la correspondencia entre los poetas Jaime Jaramillo Escobar y Geraldino Lopes Ferreira, o Geraldino Brasil. Desde dos puntos distantes de Latinoamérica —Colombia y Brasil—, los dos escritores perseveraron con sus cartas durante décadas hasta convertirse en grandes amigos, todo incentivado por la admiración mutua y el amor a la poesía. En lo narrativo, lo asombroso de este ejercicio epistolar es que sostiene la tensión de la historia como si se tratara de una novela. La selección de las cartas, a cargo de Jaime Jaramillo, da cuenta de una historia que comienza con un tono tímido de recién conocidos, alcanza su clímax en el momento más íntimo de la amistad y se resuelve con la tristeza connatural a todas las despedidas. En el camino, el lector conoce la mirada de los poetas sobre las ciudades desde las que escriben, los problemas sociales, los lazos familiares y, por supuesto, la literatura. 

El libro está diseñado como si se tratara de una carta. Viene sellado e incluye un delicado separador que sirve para abrirlo y marcar el avance de la lectura. Adentro, está el mapa que traza el recorrido de las cartas y los retratos de los poetas. Quizá por su aire hermético, no suele capturar muchos lectores, pero no nos cansamos de recomendarlo: es uno de nuestros libros favoritos del fondo Tragaluz.

 

 

Teatro siglo XIX. Compañías nacionales y viajeras

Y todo lo anterior estuvo acompañado del leitmotiv: Se cierran los teatros. De lo cual se deduce que el teatro fue una de las instituciones más afectadas por los avatares de la vida del país”. Con esta frase Marina Lamos parece hablar de la actualidad, aunque se refiere a lo ocurrido en el siglo XIX, una época convulsa tanto por las guerras como por el interés de convertir al país “bárbaro” en “educado y cultural”. En esa campaña el teatro jugó un papel importante, aún sin tener el espacio ni el reconocimiento suficientes.

Este libro nace de una investigación rigurosa hecha con base en la lectura de los periódicos colombianos de la época. Se divide en dos partes: Teatro recitado, como se llamaba antes al que hoy conocemos simplemente como teatro, y Teatro musical, en el que se habla de zarzuelas y óperas. En ambas se nos cuenta qué hacía cada compañía, qué obras presentaron, cómo construyeron su estética y hasta cómo eran sus giras.  Todo para dar cuenta del esfuerzo de los grupos nacionales y extranjeros por consolidar el movimiento teatral del país.

La edición es tapa rústica y fue ilustrada por Pilar Benavides. Es un aporte importante al escaso archivo documental sobre el teatro en el país y un perfecto recomendado para los amantes de la historia de las artes en Colombia.

0 Comentarios

Dejar una respuesta