Páginas abiertas: Pablo Montoya

El 4 de junio se anunció en los medios que el escritor Pablo Montoya había ganado uno de los premios más importantes concedido a los autores de habla hispana: el premio Rómulo Gallegos, otorgado por el CELARG de Venezuela. El jurado lo reconoció por su novela “El tríptico de la infamia”.

En Tragaluz hemos publicado dos de sus libros. El primero de ellos fue “Sólo una luz de agua. Francisco de Asís y Giotto” (2009). En él, el escritor hace un homenaje a esto dos personajes mediante textos inspirados en la narrativa del color de las pinturas de Giotto. Los cuadros, vistos e imaginados, retratan episodios de la vida de Francisco de Asís. Ante ellos, como espectador, el escritor identifica los movimientos que inspiran los trazos para luego relatar su acontecer. El resultado es una recreación de algunos episodios de la vida del santo que quedaron inmortalizados gracias al artista italiano. Más adelante, Pablo diría que su intención con este libro había sido levantar un puente para que los lectores fueran y vinieran entre la experiencia de la esencia poética y la esencia pictórica.

Luego vino el libro «Viajeros» (2011). Pablo lo escribió durante su estancia en París entre 1997 y 1999. La fascinación y el temor que sentía como inmigrante al explorar un país desconocido son el corazón de un marco más amplio donde caben 69 personajes que a lo largo de la historia de la humanidad han tenido que viajar para encontrarse con su destino. En la lista de los viajeros hay algunos reconocidos como tales, es el caso de Noé, Moisés, Américo Vespucio y Robinson Crusoe. Pero también hay otros que no nos llegan a la memoria como trashumantes, aunque su suerte los obligó a dejar atrás lo que conocían como hogar. Es lo que ocurre con “Un esclavo”, “Un judío” y “Un cruzado”, por mencionar algunos ejemplos.

Para seguir celebrando su reconocimiento, abrimos las páginas de estos dos libros. Queremos que cada vez más lectores se acerquen a la obra de Pablo, un autor que no deja de sorprendernos por su precisión poética y dedicación irrestricta a la literatura.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta