ATENCIÓN: Por la contingencia de salud, las entregas pueden tardar un poco más de lo normal. Gracias por su paciencia.

Oda On the ROAD

Las librerías son rincones en el mundo donde los libros aguardan por un lector ansioso. Estos lugares requieren guías llenos de pericia que acerquen al visitante a la lectura adecuada y, sin duda, también deben ser devoradores de historias. Una amiga muy especial de la casa, Lina Isabel Castaño, dedica estas palabras a una librería en España que en tiempos de aislamiento preventivo resiste por el amor a la literatura. Aquí va una oda al oficio de ser librero.

Oda on the ROAD
Por Lina Isabel Castaño 

Barcelona tiene un Ángel librero que en cuarentena hizo ver su arte pleno de alegría y fuerza de letras.

Día a día vimos a través de sus videos en vivo e imágenes en redes, lo que confinadamente hacía, preparaba, tomaba, comía, desordenaba y disponía, desde su pequeño paraíso que aunque sellado, seguía palpitante de vida, pues hasta sus quejas casi siempre por obra y desgracia de las facturas por pagar, eran alegre llamado a no abandonar el barco.

Vimos cómo nos recomendaba con pasión este o aquel libro, cómo leía uno que otro verso, cómo interpelaba por las lecturas de aquellos días a quien se acercaba en la virtualidad, cómo preparaba los envíos en cada fase desescalada en esos pequeños paquetes de papel, sello y frase de su propia mano, al confinado lector que en su acción confiaba.

Le vimos enfrentar todas las variaciones del tedio y nos dio la oportunidad de seguir entre las páginas de los libros sabiendo que en ellos la vida nos sostiene y nos revela.

Tuve la oportunidad de ir antes del encierro a su pequeña librería, también de asistir a su cuarto aniversario con todo el jolgorio beat que nos trajo una maratón de poemas y la presencia de Jorge Herralde, en sus 50 años editoriales.

Justo cuando me preparaba para una noche de lecturas compartidas, llegó el confinamiento. Sin embargo, seguí atenta a sus gritos y susurros virtuales, y ahora que poco a poco abre de nuevo a los visitantes, podemos decir que ha vivido el más grande reto y que seguiremos siempre On the ROAD por donde quiera que vamos. Que muchos ángeles como él necesita el mundo.

Sea tiempo ya de llenar los días vacíos, deseos de libros y nuevas lecturas, como si la vida comenzara otra vez en el interminable vaivén de los mundos posibles.

0 Comentarios

Dejar una respuesta