Nuevo número de la revista Matera | «Tenemos animales»

Acaba de ser publicada la revista Matera 7, dedicada a los animales. Para Tragaluz es un placer coeditar este proyecto con Manuel Kalmanovitz: resulta divertido reunir el talento y la originalidad de muchos artistas que crean alrededor de un mismo tema. Cada número de Matera es tan bueno o mejor que el anterior, y es emocionante ver que los lectores ya reconocen la publicación en las ferias y librerías, y la buscan confiando en que encontrarán buenas ilustraciones, relatos, apuntes, fotografías, cómics, poemas. No importa el género, lo que más gusta es la autenticidad y la riqueza de miradas.
Matera es una publicación colaborativa, sus creadores comparten las obras que publican en ella, y a cambio reciben un pequeño número de ejemplares para regalarles a sus familiares o amigos. Es por eso que los lectores pueden adquirirla a un precio tan bajo. Lucas Vargas, un joven escritor de Medellín, hace parte del equipo de colaboradores de la Matera 7, y le pedimos que escribiera en este blog una breve descripción de su primera participación en la revista. Al final, para que se antojen de ir a buscarla, compartimos con ustedes el escrito que publicamos de él en Matera.

Semillas

Lucas Vargas Sierra
Matera es un caleidoscopio, mil ojos que miran mil figuras. Una revista temática con colaboraciones que oscilan desde lo cotidiano a lo espectral. Una revista para leer en el bus, en la cola del banco, antes de irse a dormir; y que apuesta por la variedad de escritos e ilustraciones: leerla es pasear por la casa de los espejos. 
Cuando la conocí, descubrí que ya tenían pantalones, futuro, pelo, amigos y dinero. Luego tuvieron fantasmas. Y a mí me propusieron enviar algo para el número de animales. Fue toda una aventura decidir sobre qué escribir y cómo hacerlo.
En un principio quise enviar un escrito que tratara la coincidencia del nombre del perro de la casa y yo (él se llama Lucky), lo empecé a escribir, pero murió en los dos párrafos. Luego dio la casualidad de que murió uno de los tres gatos con los que vivía, y así surgió el Réquiem por Benito, otro texto que superó los dos párrafos, pero pronto se quedó sin impulso y pasó a engrosar la lista de archivos muertos en el disco duro.
Entonces surgió la idea de enviar fragmentos, no un texto completo, sino una selección de textos cortos. Debían, por supuesto, tener algún tipo de unidad y en esa pregunta me demoré casi hasta la fecha límite para enviarlos. La respuesta llegó una noche, camino a casa: Daniela y yo descubrimos una madriguera de ratones blancos en las raíces de un viejo caucho.
Ese era el texto que tenía que escribir. Los ratones blancos eran la aventura, la ciudad, la noche. También eran una historia de amor y del recuerdo. Llegué a casa. En una sola sentada tuve un texto en cinco partes. Lo envié confiado en que supiera defenderse y tuviera la suerte de estar correteando en la matera de animales.
Ahora están allí. Mis ratones blancos habitan la Matera número 7 y yo no podría sentirme más feliz. 
Hasta aquí la primera parte de la historia. La segunda parte empieza con un poema de Roberto Bolaño, en el que afirma que dentro de los floreros se esconde la puerta del infierno.
Lo mismo podría aplicarse a las materas, después de todo su función es más o menos la misma: contener. La diferencia esencial es que las materas contienen materia viva (tierra, raíces) mientras que los floreros sólo prolongan belleza muerta (agua con límpido para evitar que se marchiten a prisa).
Siguiendo esta lógica (que es un truco) termino afirmando que cada revista Matera está llena de semillas: escritos que planean echar raíces, dibujos que serán transplantados en el lector, árboles que dan buena sombra a quien se acerca a leerlos.

Mediavuelta
Tragaluz editores S.A.

Edificio Lugo Of. 1108 · Calle 6 Sur #43A-200
Telefax 312 02 95
[email protected]
www.tragaluzeditores.com
Medellín – Colombia

0 Comentarios

Dejar una respuesta