Novedad Tragaluz: ‘El marinero’ de Pessoa

El-Marinero_Tragaluz_w

 

Es ya un logro que la literatura consiga involucrarnos hasta el punto en que suspendemos la incredulidad para confiar en las historias; pero que vaya más allá y sea capaz de hacernos dudar de nuestra propia existencia es realmente una proeza. Ese mérito se lo lleva El marinero de Fernando Pessoa, el nuevo título que se incorpora a la colección Lusitania, conformada por autores que escriben en portugués.

 

Desde 1913 Pessoa escribió, reescribió y tradujo a varios idiomas esta dramaturgia. A partir de entonces, O Marinheiro haría parte de sus ocupaciones eternas, quedando como proyecto en el camino prometedor de lo inacabado. Así se interpreta de su afán por volver a la obra una y otra vez y resolver de manera distinta los diálogos, soporte fundamental de la tensión que mantiene en el plano de la vigilia a los tres personajes cuyas voces se acarician, golpean y entrecruzan a lo largo de la trama.

 

En cambio, para muchos El marinero es la obra total de la saudade pessoana, en la que el dolor de la existencia se condensa en el acto simple de hablar, de repente convertido en la dificultad máxima que se impone a la conciencia de crear realidades con el lenguaje, de romper la quietud del aire con ideas, de irrumpir con acciones en el devenir que no le pertenece a nadie.

 

Pessoa llamó a su dramaturgia “teatro estático”. La escena inicial muestra a tres mujeres en actitud de velar a una doncella que yace en un ataúd. Entre ellas se llaman “hermanas”, pero más que un lazo de sangre es posible imaginar que la conexión más poderosa que las une es la voz. Hablan mientras esperan el amanecer, y en el intento de romper con el clima de irrealidad que impone la oscuridad de la noche, comienzan a contar historias que tornan el desvelo en un despertar dentro de otra dimensión. En esa habitación donde no se escucha ni el trabajo parsimonioso de un reloj, cuentan la historia de un marinero que naufraga y sobrevive solo en una isla. Para poblar sus días, se inventa un pasado y una patria, que recorre imaginariamente calle por calle en vez de las dunas reales que lo rodean. El drama del marinero les pone a temblar la voz cuando llega el momento en que él trata de recordar su historia pero no puede, y debe reconocer que su memoria está copada por la ficción que ideó. La escena final de El marinero muestra a tres mujeres que no se han movido de sus sillas, pero que han puesto en duda los propios cimientos del mundo.

 

Esta edición incluye la traducción al español de la obra hecha por Nicolás Barbosa López (que también trabajó con nosotros en El banquero anarquista, El pintor debajo del lavaplatos y la Enciclopedia de historia universal, próxima a salir). Además, el facsímile de la versión original en portugués que vio la luz en la revista Orpheu en 1915, y fragmentos de las traducciones al inglés y al francés hechas por el propio Pessoa, junto a otros anexos que permiten comprender la importancia que le daba el propio autor a su escrito. Nicolás Barbosa también firma el epílogo, en el que se analizan los temas y el estilo de la pieza teatral vista en el contexto de toda la literatura pessoana.

 

Por supuesto, el libro no estaría completo sin las ilustraciones. Para esto convocamos al artista bogotano Alefes Silva, autor de las ilustraciones de Un libro muy original, también de Pessoa (y parte de la colección Lusitania). En esta oportunidad, Alefes dibujó tres escenas en las que se refleja el estado emocional de las veladoras, electrizadas ante la pregunta sobre un universo que no existe independiente del lenguaje.

 

El marinero estará disponible en nuestro estand de la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, que se realizará en el Jardín Botánico del 11 al 20 de septiembre.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta