Los editores diferentes (y sus claves para sobrevivir a las ferias)

Tragaluz-en-México

 

En el corredor JJ, entre las avenidas Ensayistas y Cronistas -según el mapa de tintes literarios de la FIL Guadalajara-, se encuentra el corredor de las editoriales independientes, una sección del pabellón internacional dedicado a los expositores con propuestas de edición alternativa provenientes de fuera de México. Son 14 estands, dispuestos frente a frente para dar forma a un especie de túnel de paredes tapizadas por algunas de las publicaciones más bellas que es posible encontrar en la expoGuadalaja, convertida durante nueve días en una ciudad de libros.

Esta zona ha ido tomando forma en los últimos años, de la mano del interés de estas editoriales por hacer parte de la muestra comercial de la segunda feria del libro más grande del mundo. De él hacen parte proyectos como Amanuta de Chile, Amanuense de Guatemala, Pequeño editor, Páprika, La bestia equilátera y Ediciones del Naranjo de Argentina, Los libros del zorro rojo y Thule de España, entre otros. La cuota colombiana la ponemos Rey Naranjo y Tragaluz editores.

El carácter independiente de las editoriales se convierte en el pase de entrada a este grupo de expositores. En un primer momento, esto significa que son propuestas gestadas por fuera de los grupos económicos dedicados al negocio editorial, lo que les da dinamismo y, de cierta manera, una cuota de fragilidad. Sin embargo, sobre ellos lo importante son las cualidades que convierten a cada proyecto en una propuesta creativa para superar las dificultades propias de emerger como sellos editoriales y sobreponerse a las amenazas que pesan sobre el libro impreso.

Para que la independencia signifique algo tiene que haber un proyecto interesante, que le apueste a la calidad de los desarrollos, a la originalidad. Eso es usar la independencia con criterio, y eso es lo que se ve en la mayor parte de este corredor”, dice Fernando García, director fundador de Los libros del zorro rojo.

Los visitantes de la FIL entran al recinto ferial en busca del corredor de las editoriales independientes por la oportunidad única de encontrarse con los libros publicados durante el último año en los países que disfrutan del auge de las ediciones pensadas para reivindicar la categoría del libro impreso. Los estantes aquí ofrecen un paisaje bastante diverso: libros pequeños, gigantes, inclinados, sin palabras, con troqueles, llenos de color y, por supuesto, ilustrados. Las editoriales también sobresalen porque descubren nuevos autores o porque redescubren a los autores clásicos con una mirada novedosa.

“Independiente siempre va asociado a la idea de tener autonomía en la relación que estableces con los autores, con los editores, con un modelo de edición que implica emociones, pasiones, libertades, que también busca compartir con el otro lo que uno cree que es bueno, o lo que a uno le gusta leer o le parece que es interesante descubrir”, dice Martín Zoja, encargado de distribución de La bestia equilátera.

El futuro del corredor de las editoriales independientes es seguir alargándose para reunir cada vez más propuestas de todos los países, especialmente de Latinoamérica. Se puede esperar que conforme pasen los años se multipliquen los trabajos colaborativos entre las editoriales y los esfuerzos comunes para tener presencia en la región.

 

Bonus track: los consejos de los independientes

Aprovechamos la presencia de todos estos editores para esbozar un manual para sobrevivir a las ferias. Nos pareció especialmente interesante construir una lista de recomendaciones para otros editores noveles con la ayuda de quienes se preparan cada año para recorrer los eventos relacionados con el libro que se llevan a cabo dentro y fuera de sus países.

 

Recomendación cortesía de Carolina Rey de Rey Naranjo (Colombia)

Rey Naranjo 

La preproducción:

Antes de asistir a una feria hay que revisar los catálogos de quienes van a estar presentes. Y en el tema de las citas, uno debe ser bastante selectivo. Saber a qué va: a conocer, a darse a conocer, a comprar, a vender, en resumen, saber cuál es la intención del viaje.

 

 


Recomendaciones cortesía de Maximiliano Papandrea de editorial Páprika (Argentina)

páprikaLa disposición:

  • Estar con todas las antenas abiertas. Uno tiene la sensación de que en todas partes están pasando cosas de distinta naturaleza. Más allá de la estrategia que uno tiene, de repente hay que salir del circuito que ya armaste. Las ferias sirven mucho para nutrirse, no solo para mostrar lo que uno hace, sino para alimentarse con lo que los colegas estuvieron haciendo durante todo el año.

La flexibilidad:

  • Las mejores ideas se me aparecieron no en las reuniones concertadas previamente, donde el diálogo es muy protocolario y uno no conoce demasiado el gusto de la otra persona. En cambio, tener diálogos en fiestas, mientras te tomas un café o caminas al hotel, ponerte a hablar de lo que a vos te gusta y lo que al otro le gusta, y sondearlo como lector, en mi caso, es ahí cuando se me han aparecido las mejores ideas.

 


Recomendaciones cortesía de Fernando García de Los libros del zorro rojo (España)

los libros del zorro rojoLa filosofía:

  • Más que para participar en ferias es para la vida: mirar y escuchar. El editor que tiene esta capacidad, que asiste a una feria de libro y tiene la capacidad de mirar y escuchar, tiene el 80% del camino recorrido porque tendrá una rápida capacidad de aprendizaje, y de eso se trata.

Conocer a los interlocutores:

  • Para aprovechar una feria a fondo hay un trabajo previo que hacer tanto para los profesionales de la edición como para autores e ilustradores. Si querés vender derechos, si querés desarrollar una propuesta: que sepas a qué editorial te estás acercando y por qué. Más allá de que siempre vas a descubrir cosas nuevas, que las deberás procesar en el momento. La realidad es que existen y están más consolidadas y es importante que uno las pueda conocer de antemano. Eso te hace ganar mucho tiempo.

Apunte fundamental:

  • Zapatos cómodos. Y las chicas que no tengan tacos.

 


Recomendación cortesía de Matías Zoja de La bestia equilátera

La bestia equiláteraLa perseverancia:

  • Hacer un seguimiento de cada una de las cosas que se hicieron durante la feria y tratar de mantener las relaciones a lo largo del año, que no sean algo únicamente del momento.

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta