En Medellín la literatura infantil es para todos

Es una tendencia: la producción de Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) crece en todo el mundo y no se ha afectado por la transformación del contexto editorial ni por las crisis económicas. De todos los sectores del libro, es uno de los más saludables.

Durante la reciente Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, se realizó el XXII Seminario de Literatura Infantil. El evento, esperado por muchos mediadores del libro en la ciudad, tuvo un tema interesante y pertinente, aunque quizás demasiado amplio: “Literatura infantil y sociedad”. Bibliotecólogos, docentes, editores, promotores de lectura, escritores e ilustradores se reunieron en el Parque Explora a reflexionar cómo se construye sociedad desde la literatura para niños.

El seminario no tuvo ningún costo y es organizado por la Alcaldía de Medellín y la Fundación Taller de Letras Jordi Sierra i Fabra. Quienes deseaban participar solo tuvieron que estar atentos a la apertura de inscripciones por internet y enviar su solicitud. Catalina Morales, coordinadora académica de la Fundación, cuenta que en menos de una hora se llenaron los 298 cupos disponibles para asistir al evento.

El seminario se realizó entre el 13 y el 14 de septiembre de 2013

La programación consistió en tres conferencias, tres puestas en común de experiencias en planes de lectura, y una sesión de talleres.

Un panorama de la LIJ en Colombia
El editor y ensayista colombiano Carlos Sánchez Lozano fue uno de los invitados. En su conferencia, “Realidad y utopía en la literatura infantil colombiana”, compartió una preocupación: la LIJ colombiana ha sido poco investigada a pesar de que cada vez cobra más importancia en el proceso educativo. Sánchez presentó una selección de trece libros representativos de la LIJ en el país desde 1950 hasta hoy, y analizó la incidencia de las características sociales en las obras, sus temáticas y estilos.

“Los textos literarios –dijo Sánchez– nos sirven de referencia para entender una realidad tan compleja como la nuestra. La literatura está ayudando a nuestros niños y jóvenes a tener luces sobre una realidad tergiversada habitualmente por los medios y por la voz del dogma adulto. Y la identidad de nuestra literatura es visible: los temas, las tramas, los personajes, el lenguaje, la ‘visión de mundo’ (como lo categoriza Lucien Goldmann) es auténticamente colombiana”.

Según cálculos que ha realizado junto a María Osorio, la editora de Babel Libros, la publicación de títulos para esta población aumenta en el país, y se contabilizan en promedio 40 o 50 títulos por año.

En las evaluaciones de los asistentes, recogidas una vez terminó el evento, la conferencia de Sánchez recibió las mejores críticas.

Santiago Yubero (España), y Joel Franz Rosell (Cuba): invitados internacionales.

¿Se cumplieron las expectativas?
Aunque el evento ha ganado reconocimiento en Latinoamérica por la calidad de sus invitados internacionales, algunos asistentes opinaron que este año hubo aspectos por mejorar. La bibliotecóloga Marisol Estrada, por ejemplo, contó que desde hace varios años asiste al seminario “pero, honestamente, creo que este ha sido el más etéreo, pues el tema de este año, Literatura infantil y sociedad, era muy difícil de llevar a lo concreto”. Por su parte, Ana María Restrepo, estudiante de Licenciatura en Educación Básica, comentó que los tres espacios (la mitad del evento) en los que el Ministerio de Cultura, la Alcaldía de Medellín, y Bienestar Familiar, compartieron sus experiencias, “le quitaron la esencia al seminario, y le dieron un carácter de rendición de cuentas que no esperábamos”.

En todo caso, ambas asistentes reconocieron la importancia del evento en una ciudad que está transformándose a través de la cultura, y aseguran que es importante cuidar la calidad y seguir propiciando una reflexión sobre la necesidad de cultivar el hábito de la lectura desde la infancia.

Temas para próximas versiones
Varios de los asistentes ya están esperando la versión del próximo año. Muchos proponen temas que, a su parecer, darían luces para llegar a más lectores. Marisol Estrada propone dos:

“Me gustaría que se trabajara más sobre literatura juvenil: siento que le llegamos más fácil a los niños que a los jóvenes, y debe haber estrategias para acercarse de una manera más eficaz a este público. En segundo lugar, sería interesante una reflexión académica sobre la LIJ y los nuevos formatos digitales: ¿qué nuevos lenguajes hay para que el niño aprenda a leer de una manera integral? ¿Qué podemos aportar nosotros, como adultos, para aprovechar nuestra experiencia y aplicarla en esos nuevos medios?”

En la Fundación Taller de Letras Jordi Sierra i Fabra, Catalina Estrada explica que el tema se elige a partir de las propuestas de los asistentes y las necesidades que identifica la Alcaldía de Medellín. “En abril de 2014 se definirá el próximo tema, y se escogerán los invitados nacionales e internacionales que lo desarrollarán. Algunos editores nos han pedido que le demos un carácter más académico e investigativo al seminario, pero nosotros queremos mantener un equilibrio entre el rigor y un lenguaje abierto, familiar para todo el público asistente”, comenta Catalina.

En Tragaluz nos interesa mucho todo lo que se está haciendo para promover la LIJ en la ciudad y el país, por eso destacamos este tipo de eventos que ofrecen herramientas útiles a todos los mediadores del libro. Desde ya los invitamos a estar atentos a la versión del seminario del próximo año, y esperamos que el tema que aborde sea útil para todos los que tratamos de enamorar de los libros a más personas.

*Fotografías tomadas de la cuenta de Flickr de la Fiesta del Libro.

0 Comentarios

Dejar una respuesta