Programa tus compras para recibirlas 1 semana después. / / Por la contingencia de salud, las entregas pueden tardar un poco más de lo normal.

B L O G

  • Tragaluz con sus libros infantiles en Italia

    Entre el 19 y el 22 de marzo de este año se realizará la Feria del Libro para Niños de Bolonia, en Italia. Seis editoriales colombianas hemos sido patrocinadas por Proexport para representar al país en el evento, reconocido como el más importante en el sector de la Literatura Infantil y Juvenil a nivel mundial.

    Con la colección infantil Bola de agua, y los demás libros de nuestro catálogo en la maleta, los editores de Tragaluz viajarán a Bolonia. Allí expondrán nuestro trabajo a más de 5000 compradores que llegan de todo el mundo para adquirir derechos de libros y reeditarlos en sus países.
    A propósito de nuestra presencia en esta Feria, queremos proponer una conversación sobre la Literatura Infantil y Juvenil (LIJ), y lo que gira alrededor de ella.
    Antes de seguir, les proponemos un ejercicio breve. Abran los ojos de la memoria y contemplen sus primeros libros. ¿Recuerdan cuál fue ese con el que aprendieron a leer? ¿O aquel que tenía ilustraciones que robaban por horas su atención? ¿Dónde están hoy los libros que más querían cuando eran niños? ¿Han pensado cuánto les deben, cómo los definieron?
    El recuerdo de las fascinantes lecturas de la infancia debe ser para cada uno de nosotros una bendición, dice Marcel Proust en su ensayo Sobre la lectura. En ese escrito, con la virtud evocativa de su prosa, recrea los momentos en que siendo niños nos aislábamos en el silencio y nos entregábamos a las palabras e ilustraciones del papel.
    Proust deja claro que lo esencial de las primeras lecturas no es la historia que relatan. Vale más el gesto de recogerse en la soledad, de aventurarse en la comunicación con lo desconocido, el deseo de aprender todo lo que enseña el libro, la sensación de que luego de cerrarlo uno ha sido dejado en un lugar distinto. De acuerdo con él, la lectura puede ser la iniciadora cuyas llaves mágicas abren en nuestro interior la puerta de estancias a las que no hubiéramos sabido llegar solos.
    De esas lecturas originales nos queda el recuerdo de los días y lugares en que las tuvimos, porque fueron puntos de partida para una nueva relación con el mundo. Es imposible seguir siendo los mismos después de haber recorrido a solas un bosque, de irrumpir en la casa de la bruja, de cruzarse en el océano con los piratas, de habitar el vientre de la ballena, de pasar dos años de vacaciones en una isla con los amigos. La realidad se transforma con cada libro, y esa experiencia difícilmente la olvida un niño.
    La importancia de la lectura en la vida espiritual de una persona, se traduce en responsabilidad para el editor. Al hacer libros infantiles somos conscientes de que serán compañía para que un niño descubra el mundo. Tanto el texto como las ilustraciones deben propiciar el encuentro entre él y los matices de su realidad. Aprender a leer es aprender a sentir, y un buen libro para niños es un instrumento que pule esa sensibilidad.
    En Tragaluz consideramos fundamental aportarle a la literatura infantil, teniendo presente los alcances que tiene en los niños. Dos de los libros que hemos publicado en la colección Bola de agua tienen como particularidad el abordaje de temas de cierta dificultad para ellos: la tristeza y la timidez. Son sentimientos inherentes al ser humano, y creemos que es bueno que el niño los conozca y los enfrente con la tranquilidad que permite el libro. Por otro lado hemos publicado Vaivén, un libro que invita al juego de remontarse en el tiempo y conocer el origen de lo que somos.
    Pretendemos que los libros que editamos sean objetos entrañables. Que sean tan bellos, tan especiales, que permanezcan en casa. Queremos que el diseño le diga al niño que lo que tiene en sus manos es importante, como el cofre de un tesoro, y que nuestra pasión al editar, provoque su pasión al leer. 
    Llegaremos a Bolonia con el trabajo que hemos hecho en seis años. Será una buena oportunidad para mostrarles a los compradores más exigentes eso que nos gusta hacer: libros que son compañía en las estancias de ese viaje que es la vida.
    Mediavuelta
    Tragaluz editores S.A.

    Edificio Lugo Of. 1108 · Calle 6 Sur #43A-200
    Telefax 312 02 95
    [email protected]
    www.tragaluzeditores.com
    Medellín – Colombia

  • Algunos libros que no existen

    El juego ha tenido una respuesta extraordinaria. Hemos recibido títulos tan buenos que provoca tenerlos como libros en la biblioteca. Son sugestivos: guardan en pocas palabras una lectura prometedora. Muchas veces nos preguntamos, ¿cómo es que algo que se llame así no ha sido escrito?
    Generalmente, el título se escoge en uno de los momentos finales del proceso de escritura. Lo normal es que el escritor, luego de tener su obra lista, busque palabras que la condensen. A veces lo hace en compañía de su editor. Es una decisión importante: el título es una puerta para el lector, es el que le anuncia el camino que le espera en la lectura. Un buen título se caracteriza porque seduce e invita a seguir la ruta que señala. Muchos de los títulos que hemos recibido cumplen con esas condiciones.

    Como ven, hay títulos para cualquier género: ensayos, libros infantiles, cuentos, poesía, novela, reportajes, etc. Con la ayuda de ustedes estamos invirtiendo el orden normal de la creación de un libro: primero vamos a escoger el título; después… ya les diremos.
    Los invitamos a que nos sigan proponiendo títulos de libros que no existen, hasta el martes 6 de marzo a las 11:59 p.m. El miércoles haremos una lista con todos los recibidos, y se la enviáremos a tres importantes escritores de Tragaluz, quienes, individualmente, evaluarán cada uno de ellos. Escogeremos al que más puntos obtenga, y alrededor de él montaremos la segunda etapa de este concurso, que llegará hasta la Feria Internacional del Libro de Bogotá.

    Recuerden que además del goce de imaginar bibliotecas, obsequiaremos un libro de nuestra colección al creador del título ganador, y al título que más RT’s tenga en Twitter.

    Les agradecemos por recibir tan bien esta propuesta, y los animamos a que sigan aportando nombres a esa selección de libros que deberían existir.

    Mediavuelta
    Tragaluz editores S.A.

    Edificio Lugo Of. 1108 · Calle 6 Sur #43A-200
    Telefax 312 02 95
    [email protected]
    www.tragaluzeditores.com
    Medellín – Colombia

  • Así fue la presentación de «Cartas con Geraldino Brasil»

    Jaime no se sienta cuando habla en público. Anoche estuvo de pie durante más de una hora presentando su último libro –Cartas con Geraldino Brasil–, en la Librería El Acontista. Así, solemne a su manera, entregó a los lectores la correspondencia que mantuvo con su amigo y poeta brasileño entre 1979 y 1996. 
    ¿Quién de ustedes ha leído los poemas de Geraldino?, preguntó con una sonrisa al inicio de la presentación. Se sintió el silencio, y ninguno de los cuarenta asistentes levantó la mano. Entonces, para que sepan de quién les voy a hablar, leeré algunos de los poemas que están al final del libro.

    Y entonces, con esa forma inconfundible que tiene de leer poemas, con esa música que parece venida de una orilla secreta entre el río y la selva, Jaime leyó los poemas de Brasil.

    En el siguiente vídeo, luego de leer un poema de su amigo, Jaime habla de ese acto que cada día se practica menos: escribir cartas.

    Fue una presentación breve y precisa. Jaime narró cómo conoció a Geraldino, explicó cuál fue el proceso para seleccionar y editar las cartas, manifestó su alegría al ver la correspondencia publicada en Tragaluz, y destacó los detalles del libro: el sello de la portada, la pieza de metal que sirve para abrirlo y separar las páginas.

    Les recomiendo este libro, porque está muy bien hecho… y porque es mío. Dijo sonriendo con una timidez transparente.

    Al final, cuando ya todos creían que la presentación había terminado, Jaime hizo un anuncio que nos sorprendió a todos:

    Hoy voy a compartir con ustedes dos poemas inéditos, dos poemas que escribí hace poco. Nadie los conoce. Nunca los he leído en público. Ustedes serán los primeros. 


    Supimos que era un momento especial –Jaime es muy reservado con su obra inédita–, y grabamos la lectura de los poemas. Finalizada la lectura, y con gusto, Jaime nos permitió compartirlos con ustedes, lectores de Mediavuelta. A continuación el vídeo de uno de ellos, dedicado a Esthercita Forero, la cantante colombiana.

    Como si fuera poco con todo lo que ofreció durante la noche, Jaime se tomó el trabajo de repartir a cada asistente una copia de sus dos nuevos poemas. De esa manera, y sin esperarlo, las personas recibieron de manos del poeta lo último que ha escrito: sus cartas y sus versos. Jaime fue el cartero de esa noche especial.

    Mediavuelta
    Tragaluz editores S.A.

    Edificio Lugo Of. 1108 · Calle 6 Sur #43A-200
    Telefax 312 02 95
    [email protected]
    www.tragaluzeditores.com
    Medellín – Colombia

  • ¿Cómo se llaman los libros que no existen?

    En Tragaluz estamos planeando algo, y queremos darle forma con ustedes.
    Hace un par de semanas surgió en Twitter una propuesta que fue muy bien recibida por los lectores. Consistía en evocar aquellos “títulos que son versos”, es decir, en recordar esos libros que cuentan con la gracia de llevar un título poético, difícil de olvidar. La actividad fue interesante y divertida: durante toda una tarde, los amantes de los libros esculcaron sus bibliotecas y su memoria, y compartieron con los demás esos títulos afortunados. Para que se hagan una idea, hicimos una breve selección de ellos:

    La propuesta de «Títulos que son versos», hecha por el editor Camilo Jiménez (@bocasdeceniza), nos inspiró para iniciar una nueva actividad con ustedes.
    La idea es que nos envíen títulos de libros que no existen. Sí. Que se inventen los títulos de libros que les gustaría leer y que aún no se han escrito. Ese título que de repente se les podría aparecer en una biblioteca, robar su atención y obligarlos a acercarse a él. Imagínense un título tan llamativo que los haga exclamar: «Sin dudas, leería un libro que se titule así».
    Esta invitación es la primera etapa de algo más grande, y que pronto les anunciaremos. Por lo pronto les contamos que, de todos los títulos que recibamos, seleccionaremos uno, y con él haremos algo que concluirá en la Feria Internacional del Libro de Bogotá, el próximo mes de abril.
    Participar es muy sencillo. Si tienen Twitter, propongan los títulos que se les ocurra utilizando siempre la etiqueta #librosquenoexisten, junto a la mención @tragaluzlibros. Con eso, les quedan 105 caracteres para titular su creación. 
    Si no tienen Twitter, pueden escribir sus títulos como comentarios en esta entrada del blog. Al comentar, háganlo con una cuenta que tenga sus datos de contacto (nunca como anónimos), y respetando el límite de 105 caracteres. También es posible participar con comentarios en nuestra página en Facebook: Tragaluz editores.
    Como sabemos que no siempre es fácil dar con un buen título, reconoceremos la calidad de las creaciones. A quien haya inventado el título que seleccionemos, y al usuario del título que más retweets le hagan en Twitter, les obsequiaremos un libro de nuestro fondo editorial. 

    ¿Cómo irá a quedar esa biblioteca de libros imaginados que construiremos? Libros que sólo son su título.

    Disfrutemos imaginando cómo se llamarán los libros que, algún día, ocuparán un anaquel en la Biblioteca de Babel donde terminarán todos.

    Les enviamos un saludo desde Tragaluz, y les agradecemos por hacer parte de este proceso.

    Nota: Consideraremos todos los títulos que nos lleguen hasta el próximo martes 6 de marzo, a las 11:59 p.m.

    Mediavuelta
    Tragaluz editores S.A.

    Edificio Lugo Of. 1108 · Calle 6 Sur #43A-200
    Telefax 312 02 95
    [email protected]
    www.tragaluzeditores.com
    Medellín – Colombia

  • La formación del editor

    Juan Carlos Restrepo, editor de Tragaluz, en la oficina.
    Vinieron a Tragaluz con la intención de conocer los pormenores del trabajo editorial. Son académicos de una universidad en Medellín, y tienen en mente abrir un posgrado en Edición. Una sola pregunta fue suficiente para animar el diálogo y hacer una reflexión sobre nuestro oficio: ¿qué necesita aprender alguien que quiere dedicarse a editar libros? 
    Juan Carlos, el editor de Tragaluz, fue profesor en un posgrado similar, y no tuvo una buena experiencia. Según contó en la reunión, dio clases a aproximadamente quince estudiantes, y la mayoría de ellos tenía una idea vaga o distorsionada de lo que significa ser editor. Muchos creían que su trabajo se limitaba a recibir textos, evaluarlos, corregirlos, y luego enviarlos a un diseñador que los diagramara y dejara listos para publicar. Les parecía que todo lo que no correspondiera a alguna de esas etapas era innecesario en su formación. 
    “Querían especializarse en edición, pero trece de los quince estudiantes se mostraban apáticos ante cuestiones elementales como el estudio de todas las partes de un libro, o las formas que tiene el editor para favorecer el encuentro de la palabra y los lectores. Sólo buscaban herramientas que les permitieran mantener revistas académicas, boletines institucionales, o publicaciones de ese estilo. Les interesaba más publicar que editar, cuando la recompensa de este trabajo no es tanto el resultado como el proceso mismo”, dice Juan Carlos. 
    Áreas de formación editorial, según Juan Carlos
    Entonces abrió su libreta sobre la mesa, y les mostró a los académicos que nos visitaban un organigrama con las áreas en las que debe prepararse quien quiera dedicarse al mundo de la edición. 
    Según Juan Carlos, trabajador de lo editorial desde hace 25 años, lo principal es la sensibilidad ante el lenguaje -el aspecto creativo- y eso difícilmente puede enseñarlo la universidad. “En la universidad puede afianzarse y pulirse la vocación de editor, por supuesto, pero no enseñarse, como se enseñan los datos o las fórmulas. El que quiera especializarse en esto es porque a lo largo de su vida ha tenido una relación estrecha con los libros, y porque disfruta al aprender todo lo relacionado con ellos. La academia, en ese sentido, le ofrecerá conocimientos adicionales, será una guía, pero es probable que él, por su propia experiencia, ya sepa o intuya lo esencial antes de ingresar a estudiar en ella”. 
    Pilar, la directora de Tragaluz, estuvo de acuerdo con él: “El editor nace. Para aprender a hacer su trabajo no necesita cursos de hermenéutica o de análisis literario. Por todo lo que ha leído, el aspirante a editor ha formado un criterio, identifica lo que es valioso para otros lectores, y siente el deseo de compartirlo con ellos de la mejor manera. Pero está claro que es fundamental una formación sobre la sensibilidad estética, y por eso es importante que la universidad defina un plan de estudios que aporte a su pasión y a sus intuiciones, no que las compliquen”. 
    Con el gráfico que preparó, Juan Carlos les propuso a los académicos concebir la edición como un proceso cultural amplio. Para publicar un libro en Tragaluz, por ejemplo, hemos contado hasta 120 procesos desde que conocemos el escrito original hasta que llega en forma de libro a manos del lector. 
    Hacer libros es un trabajo en equipo -o así debería ser- que involucra a muchos actores: escritores, editores, diseñadores, ilustradores, impresores, encuadernadores, comunicadores, abogados, distribuidores, libreros, etc. Cada uno aporta lo suyo para que autor y lector puedan conversar a través del libro. Aspectos que en apariencia son insignificantes, como la disposición de las márgenes, el color de la tinta, o el tamaño del libro, son discutidos por todo el equipo editorial, siempre proyectándose hacia la experiencia que tendrá el lector, y respetando la esencia del escrito. Es el editor, con discreción absoluta, quien se encarga de dirigir todo ese proceso, y por eso debe conocerlo y aprender lo básico de cada una de sus etapas. La universidad es pertinente si ayuda a estudiarlas. 
    Además, las universidades pueden asumir un nuevo reto: investigar las nuevas maneras que existen para que una obra llegue a los lectores. En ese campo hay mucho potencial, la aplicación de las nuevas tecnologías (en formato, diseño, impresión, distribución, etc.), puede descubrir rutas novedosas en la manera como entendemos los libros, y la academia es un buen lugar para liderar esa búsqueda. 
    Aprovechamos la visita para hablar sobre lo que nos gusta hacer. Opinamos sobre lo que nos parece importante aprender para hacer un trabajo editorial comprometido y riguroso. Los académicos agradecieron y siguieron su recorrido por otros proyectos editoriales de la ciudad. Cuando se fueron, compartimos la sensación de que la universidad puede ser pertinente en la formación del editor, pero que sin duda lo más importante es algo que no enseña nadie: el amor por la palabra.
    Mediavuelta
    Tragaluz editores S.A.

    Edificio Lugo Of. 1108 · Calle 6 Sur #43A-200
    Telefax 312 02 95
    [email protected]
    www.tragaluzeditores.com
    Medellín – Colombia