Programa tus compras para recibirlas 1 semana después. / / Por la contingencia de salud, las entregas pueden tardar un poco más de lo normal.

15 años de historias

Celebramos el aniversario número 15 de Tragaluz con la compañía de muchos amigos lectores, quienes nos apoyan en cada evento virtual y comparten los libros que hacemos con tanto cariño y detalle.

Este año quisimos hacer un recuento de 15 datos acerca de nuestra editorial como si contáramos en una fiesta de cumpleaños, en el que cada número tiene una historia que nos recuerda los pasos que hemos dado. Los invitamos a conocer un poco más sobre este sueño llamado Tragaluz.

Una casa
Tenemos un lugar desde el cual todas las ideas se vuelven libros. Casa Tragaluz es la casa de todos los que aman la literatura, la música, las ilustraciones y las artes en general. Allí nos encontramos para compartir con la ciudad a través de los sentidos: un café especial para el gusto y el olfato, música y lecturas para los oídos, ilustraciones y libros para tocar y mirar.

Construimos la casa hace dos años. Desde allí funciona la editorial, un café librería, una sala de exposiciones y un aula taller para compartir alrededor del arte y el oficio de hacer libros.

La pensamos como un refugio. Si están de paso, si quieren compartir una lectura o una idea para un nuevo proyecto o si la lluvia los coge en la calle, la casa tiene sus puertas abiertas (por ahora, simbólicamente) para los que leen, cantan, dibujan y conversan, en resumen, para todos los lectores que alguna vez cruzaron el umbral y decidieron quedarse.

En la contratapa de Aves migratorias, el libro de Mariana Oliver que editamos en 2019, encontramos una frase que describe lo que sentimos en Casa Tragaluz: «La casa, donde todo se vive y tal vez donde está la verdad».

Dos fundadores
Pilar Gutiérrez y Juan Carlos Restrepo son una pareja de escritores que se encontró gracias a los libros y que un día, después de hablar y soñar con una sello independiente de Medellín que hiciera los libros que ellos querían, fundaron Tragaluz.

Pilar es comunicadora social y periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana. Antes de fundar Tragaluz, dirigió Clap Publicaciones por 10 años, una empresa dedicada al trabajo editorial. Como escritora, ha publicado con Tragaluz los libros Bola de agua, Pies atados, 48 palabras y Mil orejas, que recibió una mención especial en la categoría New horizons del BolognaRagazzi Award, 2015. Pilar teje cada hilo de la casa y de la editorial pensando siempre en cómo hacer del libro un objeto que permanezca en la memoria, algo que complementa con la necesidad de compartir sobre los oficios alrededor de la edición de libros.

Juan Carlos, por su parte, lleva más de 30 años desarrollando productos editoriales como artista gráfico. Es un editor e ilustrador incansable. Todos los días hace ilustraciones para un libro nuevo o para alguno de los servicios que llegan a Tragaluz. Como autor ha publicado Somos igualitos, Vaivén, La marcha del renglón, El son del solo (Premio Nacional de Cuento Ciudad de Bogotá), Patios enrejados (Premio Cámara de Comercio de Medellín, categoría novela) y Novillo Suelto y otros cuentos (Premio Cámara de Comercio de Medellín, categoría cuentos).

Tres poemas ilustrados, una declaración de principios
Nuestra relación con el número tres es muy especial: el primer libro que editamos contiene ese número de poemas. Tres poemas ilustrados, de Jaime Jaramillo Escobar, se editó como una declaración de principios sobre lo que Tragaluz quería hacer de ahí en adelante. Se trata de un libro de pasta dura, recubierto por una tela roja y cosido artesanalmente, con una sobriedad en el diseño que se conjuga con la sensibilidad de la poesía y las ilustraciones del artista José Antonio Suárez Londoño.

Del libro se imprimieron pocos ejemplares que se repartieron como regalo a personas cercanas a la editorial. Luego, viajó de mano en mano y se compartió entre amigos que se fueron antojando de tenerlo, a tal punto, que tuvimos que hacer un segundo tiraje para distribuirlo en librerías.

Este título ganó el X Premio Lápiz de Acero en 2007, en el área editorial. Fue el primer reconocimiento que recibimos por uno de nuestros libros. ¡El primero de muchos por venir!

Cuatro libros en formatos poco comunes
Pensamos en todos los detalles que debe tener un libro para que leer sea una experiencia que involucre todos los sentidos. Con esa idea nos hemos embarcado en editar títulos en formatos y soportes no tan comunes, especialmente en cuatro oportunidades. El resultado son objetos que deben ser leídos con una lógica diferente a la que estamos acostumbrados.

La primera vez fue con Bola de agua (2009), un libro que tiene forma de acordeón (o de friso o leporello). La primera edición fue una gran tira de tela sobre las que se pegaron a mano, una a una, las hojas del libro. La cubierta también estaba forrada en tela. Además, cabía en la palma de la mano. Abrirlo se siente como una zambullida en la que nos revelan algo profundo e íntimo.

Luego editamos 48 palabras (2018), un libro alto y angosto que no cabe en una biblioteca convencional. El diseño nos envuelve en la intimidad del relato, con ilustraciones y espacios en blanco que nos transmiten dos realidades aparentemente opuestas, dos seres unidos por el hilo que recorre cada página.

Después vino Pitchipoï (2019), un libro que es triangular porque su historia duele como si nos tallara con uno de sus bordes puntiagudos. Su diseño no permite que se acomode con facilidad en una biblioteca personal, y resalta por esa razón: es un título incómodo, que mueve nuestra sensibilidad con toda la verdad de la literatura.

Y, finalmente, está nuestro libro más reciente. A la sombra de un naranjo (2020) está diseñado a la antigua porque las ilustraciones de Mohammad Barrangi nos transportan a una época lejana en el tiempo, cuando los libros estaban hechos de rollos de pergamino. El nuestro mide más de seis metros. El complemento es un relato onírico que refuerza la idea de volver al pasado.

Cinco libros de teatro
Son cinco el número de libros de dramaturgia que hemos editado. Obras que consideramos memorables por su estructura narrativa y por los temas que abordan.

De la colección Deus ex machina, dedicada exclusivamente a la divulgación del género teatral, hace parte La siempreviva (2010), obra que relata la tragedia de la toma del Palacio de Justicia ocurrida en 1985; Juegos Nocturnos 2, Velada ‘Patafísica (2010), en la que conocemos los personajes de Alfred Jarry y se revela la esencia de su ciencia absurda y extraña; Fernando González, Velada metafísica (2011), una anatomía teatral del filósofo de Otraparte; y Bárbara a la carta (2013), compuesta por cuatro recetas escénicas en las que el cuerpo humano se prepara para servirse en la mesa.

El quinteto teatral lo completa un libro de la colección Lusitania: El marinero, una obra de «teatro estático» escrita por Fernando Pessoa. Su carácter místico y onírico revela una historia que ocurre sin salir de una habitación, sin moverse de una mesa, con tres mujeres que velan un cuerpo mientras conversan sobre la realidad y el sueño.

Año seis: primer premio de ilustración, un espacio dedicado al arte de la imagen
En nuestro año seis celebramos la primera versión del Premio Tragaluz de ilustración, el cual nos permitió conocer ilustradores muy talentosos.

En esa ocasión, el reto de los participantes fue partir de una serie de elementos dados por la editorial —materiales sobrantes de impresión—, para crear una nueva imagen según su visión artística.

De los 284 proponentes, fueron seleccionados 15 ganadores: Carlos Alarcón Quevedo, Catalina Suescún Pineda, Clara Cecilia Rada Pérez, Claudia María Gutiérrez, Cristhian Camilo Contreras Ramos, Daniela Hoyos Zuluaga, Emmanuel Laverde B., Jerónimo Velásquez Lichilin, Liliana López Villegas, Manuela Correa Upegui, Marcela Quiroz E., Paulina Escobar Aguirre, Samuel Castaño, Silvana Giraldo Herrera y Simón Ramírez Restrepo.

La experiencia nos dejó muy satisfechos. Por eso decidimos continuar con el premio hasta extenderlo a ilustradores de todo el mundo. Desde entonces, los ganadores han ido dejando su trabajo en algunos de los títulos de Tragaluz. En la última edición, realizada en 2019, la ganadora fue la española Bea Lozano.

Año siete: primera Feria infantil de Bolonia 
En 2012 asistimos por primera vez a la Feria del libro infantil de Bolonia (Italia), un evento que es considerado el más importante para el sector de la literatura infantil y juvenil a nivel internacional.

Una vez pisamos la feria nos encontramos con un escenario maravilloso: compartimos con muchas editoriales independientes como la nuestra, conocimos a escritores e ilustradores de todo el mundo, al tiempo que nos deleitamos con una cantidad increíble de libros preciosos, de todos los tamaños, formas y colores.

Esta feria también ha sido la oportunidad de dar a conocer nuestro trabajo. En 2014 y 2015 recibimos menciones de honor en la categoría New Horizons por los libros Mil orejas y Conquistadores en el Nuevo Mundo, respectivamente. A esto se suman cuatro nominaciones como mejor editorial de Centro y Suramérica.

Sin duda, es una feria que nos ha hecho crecer como editorial, al ayudarnos a ampliar nuestros horizontes y darnos la confianza para seguir haciendo libros especiales que viajan por el mundo.

Ocho libros de Pessoa, el autor más publicado
El portugués Fernando Pessoa es uno de los autores más representativos —sino el que más— de la literatura portuguesa. Su historia está marcada por el hermetismo, pues aunque haya publicado muchos de sus textos en libros y revistas de su época, gran parte de su obra se dio a conocer después de su muerte, cuando fueron descubiertos sus baúles personales.

En Tragaluz hemos editado ocho libros de Pessoa, lo que lo convierte en el autor más publicado en nuestro fondo editorial. Entre todos los títulos se exploran sus rasgos como poeta, dramaturgo, cuentista y traductor, de la mano de sus heterónimos y de sus apuntes personales.

Para nosotros ha sido un honor editar cada libro del portugués, en ediciones bilingües que incluyen una serie de imágenes con notas y fotos de Pessoa. Los títulos son: El banquero anarquista y una entrevista sensacional, El marinero, La hora del Diablo y otros cuentos, Mensaje, Plural como el universo, Proverbios portugueses, Un libro muy original y una edición compartida con el poeta colombiano Porfirio Barba-Jacob llamada Todos los sueños del mundo.

Año nueve: publicación de Mil orejas, un libro que recorre el mundo en otras lenguas
En nuestro noveno año publicamos un título muy especial para la historia de Tragaluz: Mil orejas, un relato poético de Pilar Gutiérrez ilustrado por Samuel Castaño. El relato nos pone en el lugar de una mujer que perdió el oído a los siete años y a raíz de eso aprendió a escuchar con su cuerpo: gracias a lo que podía ver, oler, tocar y saborear.

Mil orejas ha permitido crear puentes entre personas sordas y oyentes, quienes han visto en el libro una manera de vivir lo cotidiano desde una perspectiva diferente.

Esa conexión nos hizo pensar que el libro no debía quedarse en el soporte físico, por lo que nos propusimos crear una cadena de videos con diferentes interpretaciones en lengua de señas. Hasta el momento hemos recibido videos con traducciones provenientes de Colombia, México y Puerto Rico.

A Mil orejas lo empacamos en nuestra maleta para viajar a la Feria del libro infantil de Bolonia en 2015. Allí fue reconocido con una mención especial en la categoría New horizons del BolognaRagazzi Award. Ese mismo año fue seleccionado en la lista de Los mejores libros para niños y jóvenes con discapacidad de IBBY Canadá. Nos llenó de alegría ver que nuestro título resonaba también en otros lugares.

Un libro que rompe fronteras geográficas y de lenguas, eso es Mil orejas.

Diez integrantes del equipo de Tragaluz
Tragaluz es un equipo unido por el amor a los libros. Somos diez personas detrás de cada nueva edición y tenemos por hogar la Casa Tragaluz. Cada día trabajamos con la idea de darle vida a la editorial, hacer realidad los libros que otros sueñan y construir un fondo editorial que cada vez se enriquece más.

Para que eso sea posible, para que los libros de Tragaluz tengan un lugar en el mundo, conformamos un equipo encabezado por los editores fundadores, Pilar Gutiérrez y Juan Carlos Restrepo. Daniela Gómez es nuestra asistente editorial, y Juan Pablo Serna y Danilo Villegas son los encargados del trabajo visual y de diseño.

El equipo —o la familia, porque así nos sentimos — lo completan Verónica Valencia en la programación cultural, Yeison Sánchez desde las comunicaciones y las redes sociales, Beatriz Serna como asesora de ventas, Mónica Rojo en la parte financiera y contable, y Álvaro Álvarez, el mensajero que lleva nuestros libros hasta los lectores.

Once nacionalidades
Durante nuestros 15 años hemos publicado autores de 11 países diferentes: algunos ya tenían libros publicados y contaban con un reconocimiento previo, mientras que otros fueron autores noveles que nos impresionaron con su escritura o sus ilustraciones.

Nuestro fondo editorial se ha construido gracias a sus creaciones, que editamos con el propósito de atravesar fronteras y leer el mundo desde otras perspectivas.

La mayoría de ellos son de países americanos como Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, México y Venezuela. Cruzando el Atlántico nos encontramos con otros autores que viven en España, Portugal —la colección Lusitania está dedicada a la literatura de ese país —y Bélgica. Nuestro libro más reciente fue ilustrado por un artista iraní.

Cada año es una oportunidad para encontrar más historias, en la latitud que sea. También para seguir descubriendo autores locales, que son nuestro principal objetivo desde hace un tiempo.

Doce ilustradores de la colección Lusitania
Lusitania es una colección muy especial para nosotros por todo lo que ha significado: desde la divulgación de la literatura portuguesa en nuestro país hasta la conexión entre escritores, ilustradores y traductores con quienes nos unimos para hacer libros que expresen con sensibilidad la visión de los autores lusos.

Por eso, el número 12 nos da el motivo para compartir los nombres de los 12 ilustradores que han complementado la visión de los escritores portugueses con su trabajo. Ellos son: Afonso Cruz, Alefes Silva, Daniel Gómez Henao, Elizabeth Builes, José Antonio Suárez Londoño, Jose Arboleda, Juan Carlos Restrepo Rivas, Juan Esteban Tobón Alzate, Samuel Castaño, Sandra Méndez, Sara Quijano Sierra y Verónica Cardona López.

Ellos nos han permitido crear una hermandad literaria. Sus nombres son parte de una historia que también se ha tejido con hilos portugueses.

Año trece: Residencia editorial AlBorde, construir un libro desde cero
En el año número 13 viajamos con nuestro equipo editorial a Honda, Tolima, para dar una serie de talleres a profesionales de diversas áreas durante una semana, con el propósito de crear un libro desde cero.

Alborde editorial fue una iniciativa emprendida junto a nuestros amigos de Puente Consultorías, que se dedican a la gestión cultural en Medellín. El encuentro fue inolvidable, así que decidimos repetir el ejercicio el año pasado en otro lugar poco convencional para la actividad editorial, Ayapel, en el departamento de Córdoba.

Fue una experiencia que nos transformó como equipo, nos ayudó a ser más conscientes de todo el conocimiento que hemos ido tejiendo y que nos urge compartir. Esperamos repetirlo, en tanto las circunstancias lo permitan.

Catorce traductores de nuestros libros
Hemos trabajado con catorce traductores a los cuales queremos reconocer por su trabajo minucioso. Ellos buscan las palabras precisas para que podamos disfrutar de las historias que la barrera de la lengua no nos permite conocer.

Sus nombres son parte de la historia de Tragaluz. Ellos son Alejandro Giraldo Gil, Ana Lucía De Bastos, Ana María Turgeman Ponce de León, Carlos Ciro, Diego Cepeda, Andrea Sánchez, Diego García Sierra, Jerónimo Pizarro, Gastão Cruz, Jorge Uribe, Natalia Jerez Quintero, Nicolás Barbosa López, Pablo Javier Pérez López y Pedro Rapoula.

Celebrar quince años
Cumplimos nuestro aniversario número 15 en medio de un momento extraño: una pandemia nos hizo cambiar nuestra manera de encontrarnos. Sin embargo, la felicidad de mantenernos presentes todos estos años no disminuye y, por el contrario, pareciera que crece cada día, a la espera de compartirla con todos los lectores y amigos de Tragaluz.

Tenemos la satisfacción de continuar haciendo libros a nuestra manera: ilustrados, bien diseñados, con historias que mantienen el tono poético en la búsqueda por expresar la profundidad del ser humano.

Este año también cumplimos un sueño: liderar una feria editorial que reunió a los sellos independientes antioqueños en Casa Tragaluz, como ese primer ejercicio de encuentro entre el libro y los lectores.

Por lo pronto, seguiremos desde la virtualidad en nuestra búsqueda permanente por hacer del libro un objeto valioso, irremplazable, en el que las historias se cuenten en cada detalle impreso.

0 Comentarios

Dejar una respuesta